icono bandera México icono bandera USA

Jáuregui y Del Valle

ACCIONES COLECTIVAS EN MÉXICO

En el Diario Oficial de la Federación del 30 de agosto de 2011 se publicaron diversas modificaciones a los siguientes ordenamientos: (i) Código Federal de Procedimientos Civiles, (ii) Código Civil Federal, (iii) Ley Federal de Competencia Económica, (iv) Ley Federal de Protección al Consumidor, (v) Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, (vi) Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, y (vii) Ley de Protección y Defensa al Usuario de Servicios Financieros, con la finalidad de incluir en los mismos a “las Acciones Colectivas”.

Estas acciones colectivas hacen referencia a las acciones “Class Action” que el derecho estadounidense tiene establecidas desde hace muchos años y por las cuales una persona o un pequeño grupo pueden representar ante los tribunales los intereses de un grupo más amplio a fin de demandar de una persona, una empresa o varias, que la autoridad declare o constituya un derecho o imponga una condena.

En esos mismos términos, las reformas que se comentan fueron introducidas en México a nivel federal y por las leyes a las que ya se hizo referencia, las cuales tienen relación con las siguientes áreas jurídicas:

  • Protección del consumidor;
  • Equilibrio ecológico;
  • Protección y defensa al usuario de servicios financieros; y,
  • Competencia económica.

Mediante las reformas, se establecen tres tipos de acciones colectivas:

1. “Acción Difusa” que consiste en la facultad que tiene una colectividad[1] indeterminada para reclamar judicialmente del demandado la reparación del daño a la colectividad, consistente en la restitución de las cosas al estado que guardaban antes de la afectación o cumplimiento sustituto de acuerdo a la afectación de los derechos o intereses de la colectividad, sin que necesariamente exista vínculo jurídico alguno entre dicha colectividad y el demandado.

2. “La Acción Colectiva en Sentido Estricto”, sirve para proteger intereses colectivos cuyo titular es una colectividad determinada o determinable[2], con base en circunstancias comunes y con el objeto de reclamar judicialmente del demandado, la reparación del daño causado consistente en la realización de una o más acciones o abstenerse de realizarlas, así como cubrir los daños en forma individual a los miembros del grupo. A diferencia de la Acción Difusa, la Acción Colectiva en Sentido Estricto sí requiere la existencia de un vínculo jurídico común existente por mandato de ley entre la colectividad y el demandado.

3. Por último, la acción “individual homogénea” se ejerce para tutelar derechos e intereses individuales de incidencia colectiva, cuyos titulares son los individuos agrupados con base en circunstancias comunes, cuyo objeto es reclamar judicialmente de un tercero el cumplimiento forzoso de un contrato o su rescisión, con sus consecuencias y efectos de acuerdo a la legislación aplicable.[3]

Como puede observarse la gama de personas, temas y modalidades a quienes se les otorgan las acciones colectivas es muy amplia, ya que va desde un grupo que se siente afectado y cuyos nexos en común no existen o son difíciles de determinar pero se le otorga al mismo una acción judicial para poder demandar en nombre de alguna colectividad; hasta la acción individual y concreta de personas cuando dicha acción tenga incidencia colectiva, pasando por las acciones colectivas propiamente dichas en las que, una colectividad determinada o determinable tiene ahora la facultad de iniciar una acción judicial en contra de un demandado por diversas afectaciones que esa colectividad considera le provocan un perjuicio.

¿Quiénes pueden reclamar? Concretamente quienes están legitimados para ejercitar las Acciones Colectivas son:

De parte de las autoridades:

a) La Procuraduría Federal de Protección al Consumidor,

b) La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente,

c) La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros,

d) La Comisión Federal de Competencia, y

e) El Procurador General de la República.

De parte de las colectividades:

a) El representante común de la colectividad conformada por al menos treinta miembros, y

b) Las asociaciones civiles, constituidas con por lo menos un año de antelación al momento de ejercer la acción respectiva, que tengan facultades de promoción o defensa de los intereses de que se trate, mismas que deberán estar registradas ante el Consejo de la Judicatura Federal.

Los requisitos de procedencia para las Acciones Colectivas son:

a) Que se trate de actos que dañen a consumidores o usuarios de bienes o servicios públicos o privados o medio ambiente o que se trate de actos de competencia económica que hayan dañado al consumidor por prácticas ilegales como concentraciones indebidas de empresas o agentes económicos o por la realización de prácticas monopólicas, y

b) Que exista coincidencia entre el objeto de la acción ejercitada y la afectación sufrida por la colectividad.

Los juicios que se inicien con este tipo de acciones darán al demandado 15 días para contestar y se celebrará una audiencia para llegar a un arreglo entre las partes y de no lograrlo, el juicio seguirá y se abrirá para un período probatorio, el que una vez concluido, el juez pasará a dictar su sentencia.

Las sentencias pueden ser de diferentes tipos:

a) En Acciones Difusas el juez solo podrá condenar al demandado a la reparación del daño causado a la colectividad.

b) En el caso de acciones colectivas en sentido estricto y en las individuales, el juez podrá condenar al demandado a la reparación del daño y en su caso, cubrir los daños en forma individual a los miembros del grupo.

Las reformas que se comentan prevén medidas precautorias que en cualquiera de las acciones antes mencionadas, podrán solicitarse al juez:

a) Orden de cesación de los actos o actividades que estén causando o hayan causado un daño inminente o irreparable a la colectividad.

b) La orden para realizar actos o acciones que su omisión haya causado o cause, un daño inminente o irreparable a la comunidad, y

c) El retiro del mercado o aseguramiento de instrumentos, bienes, ejemplares y productos directamente relacionados con el daño irreparable que haya causado o cause a la colectividad.

En conclusión, las acciones colectivas tienen una naturaleza distinta a las acciones que comúnmente contempla el derecho mexicano. A través de las Acciones Colectivas, es toda una comunidad la que puede estar ejerciendo esta acción que, como ha sido la experiencia en Estados Unidos de América, este tipo de acciones adquieren fuerza en la medida de que, desde sus inicios, tienen una trascendencia política que las fortalece en detrimento de los demandados.

En Jáuregui y Del Valle, S.C. contamos con un grupo de profesionistas conocedores del derecho norteamericano, y de las Class Actions de los Estados Unidos de América, por lo que nos encontramos en posibilidad de prestar servicios profesionales a nuestros clientes, actuales y futuros, en este tipo de acciones que en un futuro consideramos adquirirán gran relevancia.

1 De conformidad con las reformas realizadas al Código Federal de Procedimientos Civiles, entiéndase por colectividad, un grupo de por lo menos treinta personas cuyos intereses individuales se han visto afectados por una actividad o acto u omisión por parte de un agente económico, empresa, persona o autoridad.

2 Entiéndase por colectividad determinada o determinable para el ejercicio de la acción en sentido concreto, por ejemplo, los miembros pertenecientes a un asociación, o bien, a un ejido.

3 La “Acción Individual Homogénea” tiene una naturaleza divisible a diferencia de la Acción Difusa y la Acción Colectiva en Sentido Estricto. Un ejemplo de una Acción Individual Homogénea es la que se podría ejercer por parte de los titulares de boletos de avión cuyo vuelo sea cancelado.